Milagro Haack

Milagro Haack
"Respiro // siempre de la santa envoltura / de los animales que buscan // Luz .... Foto de Catherine Haack

30 de junio de 2015

Algo está dando señas


Collage: Por El Ojo de la noche


Algo está dando señas



“Apresúrate; no te fíes de las horas venideras. El que hoy no está dispuesto, menos lo estará mañana.”
Ovidio



Mucho se aparta, mucho queda dentro; se deja el tiempo sobre la cama, mientras el cuerpo sale a caminar, palidece con todo lo encontrado fuera de sí mismo sin temor de un día, un sólo día, durmiéndose la boca sin darse cuenta, sintiendo sus acelerados latidos, mientras cree caminar lentamente hasta encontrar la noche para reanudar la imagen, pensar en aquella mano sosteniendo el agua, invirtiendo el paraguas del universo como si quisiera volverse tierra.  Para nada regresa, es sólo una sensación, repitiéndose durante años, entretanto, en la realidad, detrás de cualquier espejo el pensamiento no pude ser simple, puede ser sencillo, tranquilo, de cualquier otra forma, pero simple era un estar lejos, habitando, un no observador de todo lo que permanece muy quieto, cuando por todo el cuerpo tiembla un reloj y no es de arena esperando su hora, su rencuentro simulando ser un caminante más del paraguas sobre la tierra. Caminar encontrando semicírculos llegando a una punta para luego volver a bajar,  ver otra subida y así cumplir con el ciclo de todos los santos días, oyendo pulsar la sangre, la palabra alejándose de otra boca, desprendiendo la distinta máscara, dejando sólo trasparentes escamas para el rencuentro con el otro día, con otra parecida noticia, creando el típico olor de un jueves santo. Todo se adelanta como una buena telenovela, muchos nudos, vidas se hilan, se tejen en punto cruz al destino del personaje principal.

No se puede mostrar debilidad por los tiempos, hay que ser un único uniforme; mas, no se queda pegado al cuerpo, se deja en la estancia del pasillo hasta volverlo lienzos doblando lo nocturno entre señas, diálogos parpadeando y aún no salen disparados por la fingida ventana,  por las impactantes noticias.

Nos cierra diciembre, nos llegó con sus ojos bien abiertos, sin embargo, hay menos luces, menos nacimientos en los zaguanes de las casas por el viejo centro de la ciudad. Ha pasado ya mucho tiempo, lo débil se apodera de la raíz entrando el mirado olvido, muy consciente, muy lógico, para no despertar la duda de las futuras comunas por el venidero enero, y eso que estamos llegando a julio.

Tanto dar y dar pasos, estamos caminando hacia atrás, hacia la incertidumbre en medio de especulaciones cuando, una vez más, el rey entre comillas, está luchando contra los peones de la vida. No hay firmeza en los pasos, palabras impuestas, menos en los recorridos.
Los caminos se hunden por el desespero, el desapego, y si vamos un poco más allá, por cobardía; si, por cobardía, eso sí es un fracaso, uniendo todas las voces caminando por la línea del paraguas. Algunos se caerán, otros aprenderán a nadar, muchos dilataran lo habitual conocido, rutinario que por recuerdo quedan señas, porque no conocen otros tiempos, menos sus espacios.

Sentado el vuelo, huele a sábila, anuncia el cristofué, rozando el aire, dando oídos a la arrugada mano, llevando a la boca una taza (esta vez) de té de hinojo con toronjil, mirando el águila desde la pupila de su último aliento.
Así, pasa la tarde desde cualquier lado, aunque sólo le permiten marchar en grupo despejando lo soleado, lo que está a punto de gritar el silbido esperando la aguja, apuntando el justo segundo para anunciar la entrada de la noche para regresar a la cama donde vuelve a ser la persona, el ser, el que escribe una carta, el que llora, el que manifiesta vida cuando se encuentra dentro de sí mismo. Un uno infinito sin conocerlo nadie, así regresa el color a las mejillas, deja a un lado las palpitaciones, vuelve a morir muy despacio abrazándose con ternura a la posición fetal, así, desnuda el pacto con el nervio saliente del Heredero del pozo buscando la madrugada, que por si fuese poco, sabe que algún día dejará de entrar y salir tan libre, tan llena de gracia; bendita alma, digo, porque no muere ni dejándola a un lado, espera dando señas, dando viajes por una tarde noche donde se puede hasta olvidarla  bajo este lago período estacionario.


Es una lástima dejar a la sombra como recuerdo, pero nada sucede sin que haya algo, algo gestándose fuera de la mirada, abriendo la única esperanza cerca del anzuelo escuchando, ese “algo” a punto de borrarse, que está dando señas desde hace tiempo.




Milagro Haack
de Recados menores 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sentires

“En el arte la gran transformadora es la poesía”
Elizabeth Schön

"Porque he esperado siempre
lo que nunca vendrá"
Ida Gramcko

"Yo vivo en un estado poético"
Vicente Gerbasi

"En el aire ancho y aromado ha ido sola mi voz."
Enriqueta Arvelo Larriva

"La poesía cruza la tierra sola,
apoya su voz en el dolor del mundo
y nada pide
ni siquiera palabras."
Eugenio Montejo

"y una palabra antigua me crece como hierba olorosa en la boca…”
Luz Machado

"La poesía es sólo una llave sin cerradura. O al menos yo perdí todas las cerraduras"
Teófilo Tortolero

"Todavía quedan labios, ojos que miran las cosas. Quedan los brazos alzados en un intento de vuelo."
Antonia Palacios


“Y las mujeres poetas deben ser masculinas
Y esta es ley de Dios
Ley sagrada”
Hanni Ossott

"¡Si toda canción
se me enreda como una llamarada!”
María Calcaño

"La palabra realidad para mí es otro nombre de lo desconocido, que nunca será conocido."
Rafael Cadenas

"Soy lo que no conoces y lo que salvas"
Jorge Luis Borges

"La palabra que señala tu enigma
está escrita en el reverso de tus sueños
de una cuerda de aire
tensa."
Esdras Parra

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Cause UNICEF

Cause UNICEF
Más de 60 años, UNICEF ha estado el mundo. Esta organización lleva protección a los niños, a las vidas más jóvenes que cualquier otra organización humanitaria en el mundo.

HispaBloggers.

Dame tu voto en HispaBloggers!